Mis pensamientos sobre varios debates que han surgido acerca de quedarse en casa o salir. #SerMamá

¿Se es mejor ‪#‎madre‬ o mujer por quedarse en casa o salir a trabajar? Escrito para mujeres.

Pienso que hay que respetar las decisiones de cada una, las circunstancias y apoyarnos para ser buenas madres y realizarnos como mujeres. Dentro y/o fuera de casa.

Hay que reconocer la labor tanto de las mamás que se quedan en casa con sus hijos como la que salen a trabajar por ellos.

Tanto las mamás que deciden y pueden quedarse en casa como las que trabajan por sus hijos son un ejemplo de amor y entrega para todos. También lo son las que hacen ambas cosas: working moms -dentro y fuera de casa-.

Ya basta de señalarnos. Si las mujeres nos ponemos a juzgarnos unas a otras no vamos a llegar a ningún lado. No se es mejor por quedarse en casa o no quedarse.

Se es mejor persona cuando se toman decisiones libres, responsables y generosas por el bien de los hijos y de la familia. En casa o fuera de casa. La medida es el amor.

‪#‎NomásDigo‬.

Todo se lo debo a mis hijos.

Es increíble todo lo que un pequeñito puede hacer por ti. Mis hijos me han enseñado a ser una morning person, a organizarme mejor, a definir mejor mis prioridades; que amar es abandonarse, dejarse en los brazos de alguien sin más- entregar todo- no quedarse con nada, que una sonrisa lo puede todo, que la inocencia es lo de hoy y que la tenacidad -esa insistencia de los niños-, logra cualquier cosa. Gracias a mis amores por ayudarme a ser mejor. Aún no se dan cuenta, pero todo se los debo a ustedes.

A mi padre ausente

Todavía guardo dentro de mi alma la esperanza de que despiertes de ese sueño profundo en el que te encuentras en vida.

Me rompiste el corazón, pero se ha ido componiendo gracias al amor incondicional que Dios y los que me quieren me demuestran cada día.

Te perdiste mi boda, no sabes lo hermosa que estuvo. Me veía preciosa con ese vestido blanco, no dejé de sonreír ni un instante.

No pudiste compartir conmigo todas las anécdotas que tengo después de los años que he invertido a las personas jóvenes. No sabes lo que me enseñaron, ni la riqueza que se obtiene al aventarse al vacío por una causa y encontrar allí una de las más grandes satisfacciones de la vida.

No conoces a tus nietos, los dos niños más hermosos que ni te puedes imaginar. Los días que he pasado con ellos han sido los más maravillosos de mi vida. Cuando me abrazan pienso: así debe ser el cielo, ese lugar en donde no hay más que paz, amor y esperanza.  Mientras más experimento el regalo de la maternidad, menos puedo entenderte.

No sabes que tengo al mejor esposo a mi lado. Un hombre valiente, amoroso, capaz de todo por su familia, lleno de vida, de Dios y de alegría. Me ama y me lo demuestra con sus acciones.

¿Sabes? No te guardo ningún rencor. Rezo para que encuentres la paz y te perdones por haberte perdido la mayor felicidad de la vida: el amor de tus hijos.