En acción de gracias.

Que no se nos pase un día, un minuto sin agradecer lo bueno que tenemos!
Estoy segura que las dificultades que experimentamos, nos han mostrado mucho sobre nosotr@s mismos, de quienes nos aman y nos entienden… amigos, o familiares o héroes anónimos que nos apoyan.. esta comunidad de lupis que luchamos por seguir adelante con alegría.
Dar gracias nos hace más grandes y nos hace ver que este enorme reto, está acompañados de victorias -quizá chiquitas, cotidianas- pero que en el conjunto de todo, son milagros de amor y de vida.

 

12227607_857035274403960_4692665967620957741_n.jpg

#thanksgiving #acciondegracias #VivirconLupusBlog #Lupus

Gracias Dieta Paleo por el impacto que has tenido en mi salud.

Estoy cumpliendo un año de mi diagnóstico de Lupus y los estudios reflejaron que todos mis niveles están perfectos. Como si no tuviera nada, todo perfectamente normal. Las funciones de mi hígado y riñones están perfectamente, mis niveles inmunológicos en los rangos normales, glucosa, colesterol bueno y malo, triglicéridos -todos en orden-.

Llevo ya más de un año siguiendo la Dieta Paleo y tomando los suplementos de USANA. De acuerdo a las necesidades de mi cuerpo a veces de una manera más estricta, otras no. Estos cambios en mi estilo de vida han sido fundamentales para mi mejora y para salir adelante al día a día. Te recomiendo mucho la Dieta Paleo. Puedes leer más aquí.

Así como los suplementos alimenticios de USANA. Yo tomo las Vitaminas y Minerales (las mejores del mercado según varios estudios), Omega 3, Proflavanol, Procosa (glucosamina y más), Calcio, Vitamina D y los licuados Nutrimeal.

*si te interesa adquirirlos dime para registrarte como cliente preferencial para que obtengas un descuento.

 

8 Tips para planear tu semana y lograr tus metas de salud.

8 Tips para planear tu semana y lograr tus metas de salud.

8tipsplanear

Cumplir las metas siempre es difícil, especialmente cuando tienes que hacer cambios, pero que si no haces, solo te vas a continuar complicando la vida y no vas a llegar a ningún lado. Así que para cuando esto pasa -y vaya que nos pasa frecuentemente-, te dejo estos 8 tips que te ayudarán a planear tu semana y lograr tus metas de salud.

1. Genera tu objetivo final. Pregúntate: ¿por qué quiero hacer esto? Ponle nombre y apellido: para acabar con mi gastritis, para activarme físicamente, para no desarrollar la diabetes familiar, para mejorar mi piel, para bajar de peso, porque quiero controlar mi adicción a los carbohidratos, porque quiero ser una persona saludable para mis hijos… busca esa razón de peso, esa motivación real, con sentido, que te está llevando a optar por un estilo de vida más saludable. La mía es controlar mi Lupus y estar saludable para mi esposo y mis hijos. ¿Cuál es la tuya?

2. No importa que no sea Lunes. Nosotros somos nuestro peor enemigo. Cuántas veces no me he hecho coco wash diciendo: “bueno pues ya estamos a la mitad de la semana, me espero al Lunes”. ¡No lo hagas! Usualmente este pretexto viene acompañado de subsecuentes indulgencias que nos llevan a hacer peor las cosas. Todos hemos estado ahí y sabemos que no hacer nada es dar pasos para atrás.

3. Haz una lista de metas concretas para lograr el objetivo que ya definiste. ¿Qué quiero lograr esta semana para avanzar hacia allá? Se concreto y recuerda qué hay que sacar los propósitos un día a la vez. No te llenes de cosas, sino que ve metiendo una a una las metas, semana a semana.

Tu lista puede contener algo así:

– Dejar tal antojo que me genera dolor de estómago
– Comer más vegetales y menos treats salados o dulces
– Semana cero comida procesada
– Bajar uno o dos kilitos
– Iniciar un programa de ejercicios ( y ponle nombre y apellido para que sea una meta concreta, agregándole la cantidad de tiempo que lo piensas realizar y cuántas veces a la semana)
– Generar mi menú semanal y lista del super para ir a comprar hoy
– Regalar toda la comida que sé que si se queda en casa será una tentación que impedirá seguir mis metas
– Visitar a un especialista para este problema que no me he tratado

Si hacemos este ejercicio mes con mes, semana a semana, nos facilitaremos la vida, porque además, nos dará realidad. Nos daremos cuenta de todo lo que somos capaces de hacer, nos llenaremos de satisfacciones por lo bien cumplido, y de nuevos propósitos cuando las cosas no salgan tan bien como esperábamos.

4. Haz un plan semanal.  Definir tus horarios ordenará tu semana y te permitirá cumplir el resto de tus objetivos. Si le das un momento a cada cosa, es más fácil cumplir las metas. Podrás darte cuenta qué hay que hacer previo o después y cuánto tiempo necesitas para la actividad en concreto que quieres realizar.

En la mayoría de las ocasiones, los horarios giran en torno a otros: tu horario de trabajo, las rutinas de los hijos, tu familia… Encuentra esos espacios que te vas a dar para ti y coloca ahí lo que necesitas.

Convierte los propósitos en un plan, comenzando el día de hoy, con día, fecha y hora si son actividades o comidas.

Por ejemplo:

  • Lunes, Martes y Viernes. Comer en casa.
  • Martes y Jueves, hacer el ejercicio del video del yoga en casa de 8:30 a 9:00 pm
  • Lunes y Miércoles, elíptica 20 minutos a las 6:30 am
  • Desayunar diario a las 7:15 de la mañana antes de que se despierten los demás en casa.
  • Comer: Meta, salir a tiempo del trabajo para hacerme un espacio adecuado para comer en casa o encontrar un lugar donde tenga opciones saludables.
  • Cenar: Esta semana llegar a cenar a la casa a las 8:00 pm y cocinar algo saludable.

5. Genera tu menú de la semana.
Define qué vas a comer cada día ya sea en casa o fuera de casa. Balancea tus comidas: vegetales, frutas, proteínas, grasas, fibra. Si comes fuera de casa, te será más fácil cumplir tus metas saludables si tienes la idea de lo que te toca cada día en mente.

En lo personal, he visto que este punto también ayuda a planear mejor el presupuesto, así que anímate, te ayudará de diversas formas.

6. Con toda esta información, genera un plan maestro. Coloca en una sola hoja tus metas de la semana, tu horario y tu menú, para que visualmente puedas seguir tus objetivos -puede ser en tu corcho, celular, agenda, diario o donde a ti te sea más cómodo.

7. Haz examen. Pregúntate: ¿cumplí la meta o las metas hoy? Haz una evaluación diaria y escribe en el plan maestro la mejora para el día siguiente.

8. Cámbiate el chip y cumple los objetivos. La planeación no sirve de nada si no nos cambiamos el chip y hacemos todo lo que está en nuestras manos para cumplir los objetivos. El primer cambio está en nuestra mente. Pero no te rindas si algo salió mal! Si se complicó, toma nota y colócalo en tu plan maestro. Esta información te permitirá planear mejor la siguiente semana. A lo mejor te pusiste demasiadas metas, o muy pocas, o no fueron realistas porque dependió de otros factores. No tires tu esfuerzo a la basura, sigue echándole ganas.

Día de cambios-

Hoy

Hoy es día de cambios. He tenido mucha dificultad para cumplir con mis metas de ejercicio y alimentación durante estos días… la factura la pago yo. Así que re estructuré mis comidas, los horarios y las prioridades.

Para planear tu semana y lograr tus metas de salud, te recomiendo hacer lo siguiente:

Antes que nada, genera tu objetivo final. Pregúntate, ¿por qué quiero hacer esto? Ponle nombre y apellido: para acabar con mi gastritis, para activarme físicamente, para no desarrollar la diabetes familiar, para mejorar mi piel, para bajar de peso, porque quiero controlar mi adicción a los carbohidratos, porque quiero ser una persona saludable para mis hijos… busca esa razón de peso, esa motivación real, con sentido, que te está llevando a optar por un estilo de vida más saludable. La mía es controlar mi Lupus y estar saludable para mi esposo y mis hijos. ¿Cuál es la tuya?

1. No importa que no sea Lunes. Nosotros somos nuestro peor enemigo. Cuántas veces no me he hecho coco wash diciendo: “bueno pues ya estamos a la mitad de la semana, me espero al Lunes”. ¡No lo hagas! Usualmente este pretexto viene acompañado de subsecuentes indulgencias que nos llevan a hacer peor las cosas. Todos hemos estado ahí y sabemos que no hacer nada es dar pasos para atrás.

2. Haz una lista de metas concretas para lograr el objetivo que ya definiste. ¿Qué quiero lograr esta semana para avanzar hacia allá? Se concreto y recuerda qué hay que sacar los propósitos un día a la vez. No te llenes de cosas, sino que ve metiendo una a una las metas, semana a semana.

Tu lista puede contener algo así:

– Dejar tal antojo que me genera dolor de estómago
– Comer más vegetales y menos treats salados o dulces
– Semana cero comida procesada
– Bajar uno o dos kilitos
– Iniciar un programa de ejercicios ( y ponle nombre y apellido para que sea una meta concreta, agregándole la cantidad de tiempo que lo piensas realizar y cuántas veces a la semana)
– Generar mi menú semanal y lista del super para ir a comprar hoy
– Regalar toda la comida que sé que si se queda en casa será una tentación que impedirá seguir mis metas
– Visitar a un especialista

Para mí fue ordenarme nuevamente. La semana pasada mi bebé estuvo enfermo, por lo que claramente toda mi atención se volcó hacia él, comí no pésimo pero casi y el ejercicio, cero a la izquierda.

3. Haz un plan semanal. Comenzando el día de hoy, una vez elaboradas tu lista de metas, ponles día, fecha y hora si son actividades o comidas.

Por ejemplo:

Lunes, Martes y Viernes. Comer en casa.
Martes y Jueves, hacer el ejercicio del video del yoga en casa de 8:30 a 9:00 pm
Lunes y Miércoles, elíptica 20 minutos a las 6:30 am

Desayunar diario a las 7:15 de la mañana
Comer: Meta, salir a tiempo del trabajo para hacerme un espacio adecuado para comer en casa o encontrar un lugar donde tenga opciones saludables.
Cenar: Esta semana llegar a cenar a la casa a las 8:00 pm y cocinar algo saludable.

Definir tus horarios te ordenará la semana y te permitirá cumplir el resto de tus objetivos. Si le das un momento a cada cosa, es más fácil cumplir la meta. Podrás darte cuenta qué hay que hacer previo o después y cuánto tiempo necesitas para la actividad en concreto que quieres realizar.

En mi caso, como mis horarios giran entorno a las rutinas de mis hijos que son prioridad, así como el horario de mi trabajo, sin esta planeación me es imposible cumplir las metas saludables. El horario me permite darle a cada cosa su lugar e ir poco a poco cumpliendo con las metas.

4. Genera tu menú de la semana.
Define qué vas a comer cada día ya sea en casa o fuera de casa. Balancea tus comidas: vegetales, frutas, proteínas, grasas, fibra. Si comes fuera de casa te será más fácil cumplir tus metas saludables si tienes la idea de lo que te toca en mente.

En lo personal, he visto que este punto también ayuda a planear mejor el presupuesto, así que anímate, te ayudará de diversas formas.

5. Genera un plan maestro. Coloca en una sola hoja tus metas de la semana, tu horario y tu menú, para que visualmente puedas seguir tus objetivos y cada día hagas una pequeña evaluación. -puede ser en tu corcho, celular, agenda, diario o donde a ti te sea más cómodo. Pregúntate: ¿cumplí la meta o las metas hoy? Haz una evaluación y escribe la mejora para el día siguiente.

6. Cámbiate el chip. La planeación no sirve de nada si no nos cambiamos el chip y hacemos todo lo que está en nuestras manos para cumplir los objetivos. El primer cambio está en nuestra mente. Pero no te rindas si algo salió mal! Si se complicó, toma nota, colócalo en tu plan maestro, esta información te permitirá planear mejor la siguiente semana. A lo mejor te pusiste demasiadas metas, o muy pocas, o no fueron realistas porque depende de otros factores. No tires tu esfuerzo a la basura, sigue echándole ganas.

Espero que pueda volver a encarrilarme. Les deseo mucha suerte a todos! Mándenmela a mí también!

 

Filosofía H&T

Filosofía H&T

Vale la pena!

Vale la pena!

La envidia, enfermedad milenaria, potenciada por redes sociales.

EnvidiaPic

Van ya varias publicaciones con las que me encuentro, acerca de cómo las personas se sienten más frustradas con su propias vidas, así como con la necesidad de publicar más sobre lo que realizan, como resultado del seguimiento natural que otorgan las redes sociales en sus feeds. “Los investigadores lo atribuyen a que el acceso a noticias positivas y a perfiles de amigos que parecen tener una vida llena de éxito favorece la comparación social.” 

Este estudio revela lo que por años nos ha afectado a los seres humanos, pecado capital para todos. ¿Quién no ha sentido algo de envidia en su vida?

Lo que es cierto es que tenemos que tener mucho cuidado con ella. La envidia, hace que en lugar de darte cuenta de todos los regalos que la vida te ha dado, te centres en tus inseguridades y en los regalos que la vida le ha dado a otros.

Para luchar contra la envidia es importante no perder de vista todo lo que se nos ha dado para ser feliz.

Mientras nos comparamos con los demás, podemos estar perdiendo de vista que frente a nosotros hay personas que nos aman, amigos que darían la vida por nosotros y grandes oportunidades en el camino esperando ser recorridas.

En la vida no faltarán las personas que nos van a compartir sus logros, viajes, alegrías ya que finalmente, de eso se trata: compartir lo que hemos vivido y aprendido con los que queremos. No te claves, no guardes en tu corazón celos contra los logros de los demás. Mejor, comparte también tus logros, tus deseos, lo que vas llevando a cabo. Pero cuidado, no lo hagas por presumir, sino por el gusto, la alegría de que otros den gracias contigo por tantas maravillas que nos ocurren.

Finalmente es un tema de actitud y de enfoque.

Podemos ver los logros de los demás con celo, con envidia… o podemos hacerlo con alegría. Podemos compartir nuestros afanes y experiencias para presumir o para compartir.

Así que cuando escuches esa voz interior negativa que hace que te molestes porque los demás son felices -la voz de los celos-, y esa otra que hace que quieras lo que otros tienen, concentrarte en mirar a tu alrededor y contemplar todas esas bendiciones que tienes: la salud, el trabajo, la familia, los amigos, lo que tienes para darle a los demás y al mundo.

Y si aún así tienes la tentación de pensar que es poco, recuerda todo lo que otros te han pedido encomendar y te darás cuenta de que nada es perfecto, que tenemos que seguir luchando y apoyándonos unos a otros, en lugar de fijarnos tanto en espejismos y banalidades.

Aprendamos a alegrarnos con los demás por sus éxitos y alegrías, así como a apoyarnos cuando las cosas no salen como queremos.

Para más información sobre el estudio de FB y redes sociales: http://mexico.cnn.com/tecnologia/2013/01/22/visitar-facebook-despierta-envidia-y-provoca-tristeza-segun-un-estudio

Para terminar, les dejo una reflexión del Papa Francisco -hombre del año según la revista TIME– sobre la envidia:

“Enérgica advertencia del Papa Francisco contra los celos, la envidia y el chisme”. Fuente: Aci Prensa. http://www.aciprensa.com/noticias/energica-advertencia-del-papa-francisco-contra-los-celos-la-envidia-y-el-chisme-66166/

Según señala Radio Vaticano, la reflexión del Papa partió de la primera lectura del día que habla de la victoria de los israelitas sobre los filisteos gracias al coraje del joven David. La alegría de la victoria se trasforma rápidamente en tristeza y celos del rey Saúl ante las mujeres que alaban a David por haber matado a Goliat.

Entonces, “aquella gran victoria –afirmó el Santo Padre– comienza a convertirse en derrota en el corazón del rey” en el que se insinúa, como ocurrió con Caín, el “gusano de los celos y de la envidia”. Como Caín con Abel, el rey decide asesinar a David.

“Así actúan los celos en nuestros corazones –observó el Pontífice– es una mala inquietud, que no tolera que un hermano o una hermana tengan algo que yo no tengo”. Saúl, “en vez de alabar a Dios, como hacían las mujeres de Israel, por esta victoria, prefiere encerrarse en sí mismo, amargarse”, “cocinar sus sentimientos en el caldo de la amargura”.

“Los celos llevan a matar. La envidia lleva a matar. Justamente fue esta puerta, la puerta de la envidia, por la cual el diablo entró en el mundo. LaBiblia dice: ‘Por la envidia del diablo entró el mal en el mundo’. Los celos y la envidia abren las puertas a todas las cosas malas. También dividen a la comunidad. Una comunidad cristiana, cuando sufre –algunos de los miembros– de envidia, de celos, termina dividida: uno contra el otro. Este es un veneno fuerte. Es un veneno que encontramos en la primera página de la Biblia con Caín”.

En el corazón de una persona golpeada por los celos y por la envidia, subrayó el Pontífice, ocurren “dos cosas clarísimas”. La primera cosa es la amargura.

“La persona envidiosa, la persona celosa es una persona amargada: no sabe cantar, no sabe alabar, no sabe qué cosa sea la alegría, siempre mira ‘qué cosa tiene aquel y que yo no tengo’. Y esto lo lleva a la amargura, a una amargura que se difunde sobre toda la comunidad. Son, estos, sembradores de amargura”.

La segunda actitud, explicó, “que lleva a los celos y a la envidia, son las habladurías. Porque este no tolera que aquel tenga algo, la solución es abajar al otro, para que yo esté un poco más alto. Y el instrumento son las habladurías. Busca siempre y tras un chisme verás que están los celos, está la envidia. Y las habladurías dividen a la comunidad, destruyen a la comunidad”.

“Una persona que está bajo la influencia de la envidia y de los celos mata”, como dice el apóstol Juan: “Quien odia a su hermano es un homicida”. Y “el envidioso, el celoso, comienza a odiar al hermano”.

—Fuertes palabras las del Papa. Llevémoslas a nuestra reflexión personal- Creo que nadie nos salvamos de la envidia. Pues a luchar!