Luchar para no rendirnos

Luchar para no rendirnos

Mientras escribo esto no dejo de pensar en las miles de veces que he querido rendirme. Tantas ocasiones en las que mi cuerpo no quiere responder y lo único que puedo hacer es quedarme en cama. Son tantas las veces en las que me he puesto a llorar en la regadera, a escondidas de mis hijos, de mi esposo, de mi familia y amigos para que no se den cuenta de que no puedo más. La última vez fue hace un par de semanas. 

Había planeado el fin de semana para echar mano de los últimos detalles de mi proyecto de investigación de la tesis, ya me había organizado con mi esposo para que él cuidara de los niños y yo pudiera encerrarme dos días completos para acabar finalmente con este documento. Todo el plan iba de maravilla, hasta que caí en cama con fiebre. Durante todo el fin de semana estuve en cama con 40 grados de temperatura, tomando un antibiótico muy fuerte y como bien ya sabes, cuando tienes Lupus y te da temperatura, es una locura, hay que tener mucho cuidado. Lo peor, es que había reservado el fin de semana para esto, ya que de lunes a viernes de la siguiente semana tenía un evento en el que estaría ocupada en el trabajo con mucha intensidad, además tenía que asistir a todos los festivales de mis hijos… TODOS en una sola semana. Osea, que no tendría ni un solo minuto para ponerme a escribir y tenía que mandar a España mi documento antes del viernes -que era la fecha límite- pero como ellos están 7 horas adelante, había que enviarlo desde del jueves.  

El domingo en la noche, en una de las tantas veces en la que me metí a bañar con agua fría para que se me bajara la fiebre, me puse a llorar como una niña. Sí, abrí la regadera y me introduje en el agua bien fría mientras lloraba. Ya eran las diez de la noche del domingo y no había podido dedicar ni siquiera un minuto a escribir. Además, tenía que levantarme al día siguiente a atender el evento que yo misma había organizado en mi trabajo en el que vendría un conferencista extranjero al que había que atender y más de 50 asistentes. Lloré amiga. No lo podía creer. Tenía semanas preparando estos días y mi cuerpo simplemente colapsó y ardió en fiebre. 

Me senté en el piso de la regadera a que me cayera el agua mientras sollozaba sola en mi baño. Mi esposo entró a ver cómo estaba… y me encontró totalmente rendida en el piso. Amiga, ¿cuántas veces no te ha pasado esto? Planeas, organizas, emprendes… y llegado el momento tu cuerpo no puede dar más. 

Le pedí a Dios que por favor me ayudara a salir adelante. Ese evento era algo por lo que había trabajado mucho y no podía creer que tendría que soltarlo.  Tampoco podía creer que no había podido dedicar ni unos minutos a finalizar mi documento de investigación. 

El evento iba a salir, en el trabajo tengo un equipo maravilloso y un jefe muy comprensivo, pero no podía creer que justamente en el culmen de tanto esfuerzo, estuviera pasando esto. 

Me acosté en la cama llorando pero esperando que Dios interviniera y que bajara la fiebre. Desperté el lunes al medio día sin temperatura. Sintiéndome fatal, pero feliz de no tenerme que volver a bañar con agua fría. Amiga te prometo que quería rendirme en la cama y seguir durmiendo, estaba agostada. Me tomé un par de minutos más para animarme a levantarme y agradecerle a Dios de que estaba mucho mejor y luego con todo el dolor de mi corazón ¡arriba! Uff, ese salto fuera de la cama se sintió como un pequeño Monte Everest. Y como tú lo sabes muy bien, así fue; el Lupus nos exige sacar fuerza extraordinaria para hacer las cosas más normales de la vida, como levantarse de la cama.

Qué quiero decirte con todo esto: que no podemos rendirnos, que vale la pena levantarse y superar cada montaña. Para no hacerte la historia más larga, esa semana todo salió bien. Tuve que ausentarme en un par de reuniones del colegio de mis hijos, pero pude asisitir a todos los festivales y sacar el trabajo adelante.

De forma milagrosa- porque así lo veo claramente- pude enviar mis materiales del doctorado. Aún no se como fue todo esto posible más que por la gracia divina amiga. Tenemos la gracia solo tenemos que poner de nuestra parte. Sigamos adelante un día a la vez. 

View this post on Instagram

Mientras escribo esto no dejo de pensar en las miles de veces que he querido rendirme. Tantas ocasiones en las que mi cuerpo no quiere responder y lo único que puedo hacer es quedarme en cama. Son tantas las veces en las que me he puesto a llorar en la regadera, a escondidas de mis hijos, de mi esposo, de mi familia y amigos para que no se den cuenta de que no puedo más. La última vez fue hace un par de semanas. Había planeado el fin de semana para echar mano de los últimos detalles de mi proyecto de investigación de la tesis, ya me había organizado con mi esposo para que él cuidara de los niños y yo pudiera encerrarme dos días completos para acabar finalmente con este documento. Todo el plan iba de maravilla, hasta que caí en cama con fiebre. Durante todo el fin de semana estuve en cama con 40 grados de temperatura, tomando un antibiótico muy fuerte y como bien ya sabes, cuando tienes Lupus y te da temperatura, es una locura, hay que tener mucho cuidado. Lo peor, es que había reservado el fin de semana para esto, ya que de lunes a viernes de la siguiente semana tenía un evento en el que estaría ocupada en el trabajo con mucha intensidad, además tenía que asistir a todos los festivales de mis hijos… TODOS en una sola semana. Osea, que no tendría ni un solo minuto para ponerme a escribir y tenía que mandar a España mi documento antes del viernes -que era la fecha límite- pero como ellos están 7 horas adelante, había que enviarlo desde del jueves. El domingo en la noche, en una de las tantas veces en la que me metí a bañar con agua fría para que se me bajara la fiebre, me puse a llorar como una niña. Sí, abrí la regadera y me introduje en el agua bien fría mientras lloraba. Ya eran las diez de la noche del domingo y no había podido dedicar ni siquiera un minuto a escribir. Además, tenía que levantarme al día siguiente a atender el evento que yo misma había organizado en mi trabajo en el que vendría un conferencista extranjero al que había que atender y más de 50 asistentes. Lloré amiga. No lo podía creer. Tenía semanas preparando estos días y mi cuerpo simplemente colapsó y ardió en fiebre. Continúa leyendo: https://vivirconlupus.org/2019/07/15/luchar-para-no-rend

A post shared by Lourdes Vg (@vivirconlupusblog) on

Persistencia.

Que los obstáculos no nos detengan y si caemos, a levantarnos!

caemos

“Caemos. Pero cuando nos levantamos, somos más fuertes”-

Toma control de tu cuerpo y de tu salud.

Toma control de tu cuerpo y de tu salud.

¿Por qué será que este mes estuve tan “irregular”? ¿por qué tuve tanto sangrado -o tan poco? ¿cómo es que tengo cólicos y mareos antes o durante mi periodo? ¿por qué tengo sensibilidad o dolor en los senos? Todas estas preguntas tienen respuestas y podemos encontrarlas.

Toma control de tu cuerpo y de tu salud.

– Soy una fiel seguidora de lo natural. Durante años me he ido convirtiendo a lo más simple, a lo más natural y a lo que me ayude más que dañarme. Es así como he podido estar y sentirme más sana y saludable.

Dentro de esta búsqueda está incluida un área fundamental de la vida, la salud reproductiva ya que todo influye en ella. La razón: el cerebro como todo, es el centro de comando que envía y recibe todas las señales al aparato reproductor y al sistema endocrino para la producción de hormonas.

La alimentación, el ejercicio, las horas de descanso, el estrés y muchos más factores ambientales inciden en nuestro cerebro para nutrirlo, distraerlo, cansarlo, enfermarlo… En muchos sentidos, nosotros somos responsables de nuestro desempeño, empezando por lo que comemos, nuestra exposición a un ambiente sano -tanto físico como emocional-, nuestra actividad física y mucho más.

Es posible entonces apoyar a nuestro cuerpo para que funcione adecuadamente si nuestro cerebro se encuentra bien. De muchas maneras nos damos cuenta cuando nuestro cerebro está enfermo o cansado: jaquecas, mal genio, estrés, distracción, depresión, ansiedad y una fundamental en las mujeres: el desbalance hormonal y los trastornos en nuestro ciclo menstrual. ¿Por qué? Nuevamente, porque nuestro cerebro controla cómo operan nuestras hormonas y cómo interactúan estas con nuestro sistema reproductivo.

Con los datos que nos arroja el monitoreo de nuestra salud reproductiva podemos aprender a leer lo que nos pasa y superar las dudas que mucho nos aquejan a las mujeres: ¿por qué será que este mes estuve tan “irregular”? ¿por qué tuve tanto sangrado -o tan poco? ¿cómo es que tengo cólicos y mareos antes o durante mi periodo? ¿por qué tengo sensibilidad o dolor en los senos? Todas estas preguntas tienen respuestas y podemos encontrarlas, más allá de la típica solución de los ginecólogos de recetar un anticonceptivo hormonal de algún tipo para tratar los síntomas pero que, todas creo ya hemos experimentado, no nos arreglan nada y para cuando te las dejas de tomar, todo vuelve a estar mal… claro, porque nada se arregló, solo se controlaron los síntomas.

Después de muchos años de tener infinidad de problemas del tipo, aunado a mi Lupus el cual no ayuda nada, encontré FEMM 🙂 Sinceramente para mí ha sido la única respuesta hasta el momento. Con FEMM, he aprendido a monitorear mi salud a través de observar los biomarcadores de mi cuerpo, presentados en las diferentes fases de mi ciclo menstrual. FEMM es un programa de salud de la mujer que te enseña la relación entre tu salud reproductiva y tu salud en general. He aprendido a reconocer desbalances hormonales, razones por las que estoy a veces más fatigada, con dolores de cabeza, cólicos, depresión o trastornos emocionales -llanto, tristeza, apatía-, los motivos de mi irregularidad… ¿por cierto, sabías que ser irregular en tu periodo es lo más normal del mundo? la mayoría de las mujeres no somos regulares y está bien!.

Además ha sido la única respuesta cien por ciento natural que he encontrado que de manera orgánica y efectiva me ayude a espaciar o evitar el embarazo, que para mí es cosa seria ya que tengo contra indicado por ahora tener otro bebé. Es una gran responsabilidad para conmigo y mi bebé tener un embarazo en este momento y FEMM me ha ayudado a no tener miedo, valorar mi fertilidad y aprender también a no asustarme, a no preocuparme porque tengo certeza -con todo y que es un método natural-, que usándolo adecuadamente no vendrá un hijo en ese momento (salvo que el universo se alineara o Dios así lo dispusiera) y con todas las ganas que tengo que pudiera tenerlo 🙂

Por esta razón te invito a que lo conozcas. Puedes tener un primer acercamiento descargando la aplicación gratuita para Iphone. Yo no tengo Iphone :(, pero espero con ansia el lanzamiento de la aplicación para Android en 2015. Por ahora hago todas las anotaciones en mi agenda -finalmente soy paper person así que no pasa nada.

En FEMM tengo una profesora que de manera mensual me da seguimiento personal, alguien a quien puedo preguntarle todas mis dudas. Es un método además mucho más accesible y económico que todos los que hay en el mercado ya que no cuesta nada! -solamente tus clases introductorias o tus seguimientos personales y la verdad es que el costo es bajísimo, como es una fundación la meta es que cualquiera pueda acceder a él ya que la salud es un derecho y todos tenemos derecho a tomar decisiones informadas. 

Te paso el dato. Finalmente, la decisión de qué método anticonceptivo o de salud reproductiva deseas utilizar es muy personal, pero no puedo dejar de recomendarte algo que he visto funciona, es realmente accesible y no importa en qué parte del mundo estés, puedes acceder a él.

FEMM Apenas se está introduciendo en América Latina, apenas somos un puñado de pacientes y profesoras. Si estás interesada en aprender FEMM para tu uso personal o para enseñarlo a otras mujeres y ser educadora de salud reproductiva, también puedes hacerlo. Toda la información está en el sitio web.

El sitio web de FEMM es http://www.femmhealth.org por ahora todo en inglés -en traducción-.
El link a la FEMM App gratuita en Iphone aquí: https://itunes.apple.com/us/app/femm-fertility-education-medical/id944880989?mt=…

Puedes seguir todas sus actualizaciones en Facebook https://www.facebook.com/FEMMhealth

 

screen322x572    screen322x572-1  screen322x572-3    screen322x572-2

¿Cuánto ejercicio tengo que hacer para quemar calorías? Manual de Supervivencia para el Maratón Guadalupe-Reyes.

Si bien contar calorías no es lo mismo que comer nutrientes… llegan esas épocas del año en la quizá nos sobrepasemos un poquito o un muchito de la cantidad de calorías adecuadas para nuestro cuerpo por el tipo de alimentos: navidad, reyes, fiestas patronales, festivales, feriados… así que para esos casos es mejor estar informados si lo que queremos es disfrutar estas delicias pero también mantener la línea.

 Manual de Supervivencia para el Maratón Guadalupe-Reyes, cenas navideñas y más.

¿Cuánto ejercicio tengo que hacer para quemar calorías? ¿Cuántas calorias quemo corriendo? ¿Cuántas calorias quemo caminando? ¿Cuántas calorias quemo en bicicleta?

calorie-count2-505x336-400x266

 

– 4 churros: 21 minutos caminando, 12 corriendo y 9 en bicicleta,
– 1 lata de refresco: 30 minutos caminando, 16 corriendo y 14 en bicicleta,
– 3 bombones: 30 minutos caminando, 17 corriendo y 14 en bicicleta,
– 1 chocolatito: 36 minutos caminando, 20 corriendo y 16 en bicicleta,
– 1 bolsa pequeña de patatas: 38 minutos caminando, 21 corriendo y 17 en bicicleta.
– 1 bolsa de palomitas: 38 minutos caminando, 21 corriendoy 17 en bicicleta.
– 6 galletas: 42 minutos caminando, 23 corriendo y 19 en bicicleta.
– 1 bolsa de frutos secos: 44 minutos caminando, 24 corriendo y 20 en bicicleta.
– Mazapán o turrón: 45 minutos caminando, 25 corriendo y 20 en bicicleta.
– 1 croisant: 46 minutos caminando, 25 corriendo y 21 en bicicleta.
– 1 helado: 46 minutos caminando, 25 corriendo y 21 en bicicleta.
– 1 dona: 54 minutos caminando, 30 corriendo y 24 en bicicleta.
– 1 hamburguesa con queso: 64 minutos caminando, 35 corriendo y 29 en bicicleta.
– 1 porción de pastel: 70 minutos caminando, 39 corriendo y 32 en bicicleta.
– Bocadillo de embutido: 79 minutos caminando, 44 corriendoy 36 en bicicleta.
– 1 porción de pizza: 84 minutos caminando, 46 corriendo y 38 en bicicleta.
– Sándwich mixto: 100 minutos caminando, 55 corriendo y 45 en bicicleta.
– 1 menú grande de comida rápida (hamburguesa, patata y refresco): 236 minutos caminando, 131 corriendo y 107 en bicicleta.

Así que ya sabes, ¡prepara tu bici! jeje 🙂 

 

Esta información es de El Pais. Encuentra aquí el texto completo: http://elpais.com/elpais/2014/12/05/buenavida/1417776408_613018.html
Imagen de http://beautystation.com.mx/

Semana de Detox + Reset

Semana de Detox + Reset

Sé que la semana pasada estuve ausente, me tomé unos días libres para pensar, trabajar en toda paz, disfrutar a la familia y descansar. Lo malo es que también me fui por la libre con mi alimentación y caí muy bajo… acabé con el estómago super inflamado.

No es que comiera comida chatarra, simplemente me dejé llevar por comida deliciosa, sencilla, hecha en casa pero sin mucha restricción. Desafortunadamente mi estómago no está para tantas delicias.

Así que esta semana tuve que comenzar un régimen detox + reset para bajar la inflamación, el malestar y los kilos.

Esta semana mi régimen alimenticio se reduce a tomar como comidas 3 veces al día un licuado de proteína vegetal y entre comidas un buen plato de alguna fruta o verdura altas en fibra, bajas en índice glucémico. También puedo entre comidas tomar una barrita de proteína sin gluten.

Ya les contaré cómo me va. Por ahora le dejo algunas fotos de lo que ha sido el día de hoy y de los preparativos de los 5 días de detox + reset.

image

image

image

image

 

Controla tus antojos!!!

Controla tus antojos!!!

¿Sabías que cuando tu cuerpo tiene antojo de chocolate es porque necesitas ingerir magnesio? O que cuando no se te quita de la cabeza comerte ese pan dulce o esa pasta, lo que tu cuerpo realmente necesita es que te comas un buen filete de salmón?

A continuación te presentamos un recuadro que te puede ser útil para aprender a controlar los antojos para poder llegar con un poquito más de facilidad a tus metas de salud y bienestar.

 

antojos

 

<a href=”http://www.bloglovin.com/blog/13285925/?claim=95kt34ckkhx”>Follow my blog with Bloglovin</a>

22 hábitos de las personas infelices

22 hábitos de las personas infelices

¿Te pasan? ¡Cuidado!

22habitos

Continuar leyendo “22 hábitos de las personas infelices”