Visita al nutricionista :)

Como bien saben, llevaba un tiempo con el estilo de vida Paleo el cual fue muy beneficioso para mi salud. Me ayudó bastante a estabilizarme después de mi segundo embarazo, durante un brote de Lupus muy fuerte y fue un gran apoyo todo este tiempo.

A año y medio de hacer este cambio a estilo de vida saludable, tan importante en mi vida porque ahora es centro de muchas de mis decisiones y acciones, decidí visitar a un experto en nutrición que además me ayude a controlar mi peso y liberar a mis articulaciones y a mi cuerpo.

Las buenas noticias de la visita al nutriólogo son que tengo mucho músculo y eso me ayuda a tener un metabolismo más rápido, lo que también hace que tenga fuerza para todos los días.

Raquel (la nutrióloga) me comentó que es muy importante cuando se tiene una enfermedad auto inmune disminuir la grasa en el cuerpo, ya que los anticuerpos responden a ella, activándose. Disminuir la grasa en el cuerpo ayudará a controlar mi sistema inmune, lo que tendrá un impacto positivo en mi vida. Siendo el Lupus una enfermedad crónica, todo lo que pueda hacer para favorecer mi salud a largo plazo, tendrá un impacto positivo en el manejo de mi enfermedad.

Iniciamos con 15 días de desintoxicación -que no es más que un periodo en el que la alimentación se enfocará en desinflamar, sigo con una dieta cien por ciento libre de gluten y de lácteos, de azúcar, jarabes, mieles, harinas y comida procesada. Me he sentido muy bien.

Lo más difícil es que me quitó mi amadísimo café… la razón es que he tenido mucho insomnio por el Lupus y mucha ansiedad, así que quiere hacer la prueba de cómo reacciona mi cuerpo si no lo tomo, tanto en tema de energía con los alimentos como de impacto en el sueño.

Les estaré contando los resultados, pero estoy bastante contenta hasta ahora. Como muy bien y muy nutritivo.

Me sugirió reintroducir el arroz integral y algunas leguminosas y ver cómo reacciona mi organismo ante ellas. Hasta ahora vamos bien. También tengo las porciones controladas pero nada extremo.

Esta semana me estaré realizando las pruebas básicas de seguimiento del Reuma y las que me pidió la nutrióloga, les contaré qué tal salgo!

Bonita semana!

Querido sueño, queridas noches.

Nuevamente estoy en un periodo de insomnio, mal combinado con uno de ansiedad… noches largas y de «malos pensamientos»; de esos que no te dejan dormir y los cuales -aún si logras dormir- te visitan en sueños para robarte el descanso.

Es un círculo vicioso porque amaneces -si se puede aplicar esa definición para dos horas de sueño-, incapaz de pensar con claridad y con ansiedad in crescendo.

Como siempre, ya me he tomado los remedios prudentes aunque me falla mentalización… ya estoy tan acostumbrada a esto que ya no me desespero de estar en vela, pero sí pierdo la esperanza de dormir. No creo que ayude mucho, aunque no hay mucho que hacer. Es como si mi mente entrara en un estado de pausa en el que sin más padece esta situación sin generarse en el momento ningún tipo de sentimieno ante los pensamientos agitados y desesperanzadores… como si ya me hubiera acostumbrado, si se puede decir así, a este fenómeno de vigilia del sueño, estar despierto viendo el pasar de las horas mientras se está «dormido».

Querido sueño, queridas noches, robadas!
Lobo que vives dentro: me consumes, te recreas, te despiertas.
Ladrón de instantes; de momentos que ya no podrán ser. Te llevas pedazos de mi cuerpo a voluntad.
Pero mi corazón y mi alma no serán nunca tuyos. Son posesión de Aquel que sí tiene la última palabra

.