y eso que me considero una optimista…

Esta semana he tenido a mi chiquito enfermo, ha sido una semana pesada. Al mismo tiempo, todos los pendientes de la casa, mi trabajo… Corté dos días al cien por ciento las distracciones para atenderlo mejor cuando más malito estaba.

Pero me encuentro en un día como hoy, con toda la semana no trabajada encima, en un día libre para la escuela con mi otra nena en casa. Total que no sale bien nada y la verdad es que pues no pasa nada. Las cosas se ponen en su lugar. Pero de todas maneras hay que hacer lo que a cada uno nos toca.

Ni atiendo bien a mis nenes, ni saco la chamba. Pff… ¿Por qué las mujeres somos así, por qué nos encanta voltear a ver todo lo que hacemos y solo ver nuestras fallas? ¿qué nos pasa? me sorprendo a mí misma cuando tengo estos pensamientos. Yo que siempre me he calificado a mí misma como una optimista. Pero es que la casa esta de cabeza… Lo bueno que tengo la cocina, no hay mejor terapia que preparar algo a los niños y verles sus caritas sonrientes mientras comen. De hecho creo que eso es lo más que he hecho por ellos el día de hoy, hacerles de comer, por que el altero de pendientes del trabajo está ya bien pesado y por más que los saque parece que no se mueve.

Con la mejoría que ha presentado, mi nene por lo menos está hoy jugando con su hermanita. Es tan lindo ver cómo se van descubriendo entre ellos. De verdad que son la inspiración más grande. A darle! No sé como le voy a hacer hoy pero si no me subo a la elíptica o hago mi yoga creo que mi hulk va a revelarse más tarde.

Regreso al trabajo.

The Distance of Eternity | For Our Daughter on Mother’s Day

Mañana es día de las madres. Hay quienes son madres en su corazón, en la espera de reunirse algún día con los amores de sus vidas en el Cielo. Les comparto esta carta de amor que escribe mi querida amiga María Grizzeti a su hija, con la esperanza de reunirse con ella en la Eternidad.

Incarnation and Modernity

Joaquín Sorolla, Ex Voto, 1892, Spain Joaquín Sorolla, Ex Voto | 1892, Spain

_____

You cannot sing me a song, or pick me a flower — my Dear One, my precious soul…

…So I will write you a love letter.

You are far away and yet so near; absent, yet with us. Your precious name rings loudly in the morning rays. In the blossom of infancy you remain a joy, yet tragically unbeheld. I, your mother, reach to you as through a veil. The distance of eternity unites us. Love speaks a language unintelligible and piercingly true. Fair is the light that envelops you near.

Because of you, I live a hidden maternal love — long have I pondered this strange maternity. Unheard, you have spoken volumes to me. Unseen, albeit in loss, you have appeared as real as any swaddled babe. Unknown to the world you are deeply known to me. Others have come to…

Ver la entrada original 1.285 palabras más

Todo se lo debo a mis hijos.

Es increíble todo lo que un pequeñito puede hacer por ti. Mis hijos me han enseñado a ser una morning person, a organizarme mejor, a definir mejor mis prioridades; que amar es abandonarse, dejarse en los brazos de alguien sin más- entregar todo- no quedarse con nada, que una sonrisa lo puede todo, que la inocencia es lo de hoy y que la tenacidad -esa insistencia de los niños-, logra cualquier cosa. Gracias a mis amores por ayudarme a ser mejor. Aún no se dan cuenta, pero todo se los debo a ustedes.

Disciplina a tus hijos en 5 pasos, sin violencia y sin gritos.

 

TiempoFuera

El Tiempo Fuera es una técnica para disciplinar a los niños. La aprendimos porque la utilizan en el Kinder de mis hijos y nosotros la hemos aplicado en casa. Se las paso, ha sido una maravilla y nos ha ahorrado muchos problemas.

Previamente debes seleccionar dónde será el tiempo fuera. El tiempo fuera es un espacio de tiempo en un lugar (silla, sillón, en un escalón), al cual le pondrás la etiqueta del tiempo fuera. Será siempre el lugar al que mandarás sentar al niño como consecuencia de su falta de disciplina o comportamiento inapropiado. No debe ser un lugar aislado o al que le tenga miedo, simplemente un sitio en el que debe estar hasta que haya cumplido con el tiempo establecido.

La idea es poner límites en el momento que es necesario y que el niño aprenda que existen consecuencias.

Pasos:
1. Alerta a tu hijo con voz firme -OJO no gritando-, de que si continúa con ese comportamiento inadecuado será enviado a tiempo fuera. Suponiendo que continuó con dicho comportamiento…
2. Se le dice: Te dije que si hacías “X” te mandaba a tiempo fuera… tomar al niño del brazo -sin violencia, o rudeza- y llevarlo al sitio seleccionado como para que pase el tiempo fuera.
3. Explicarle por qué está en tiempo fuera. Recuérdale qué hace ahí y deja al niño en ese lugar 1 minuto por año de vida.
4. Si el niño deja el lugar… cada vez que el niño se mueva del lugar, regresarlo y vuelve a contar el tiempo.
5. Pasado el tiempo llamar al niño. Ya disciplinado debes volver a explicarle: “estuviste ahí por “x”, te pido que no lo vuelvas hacer”. Pide que se disculpe, dale un fuerte abrazo y un beso.

Recuerda:

  • No gritos, no violencia, ni golpes… el chiste es que el niño aprenda que está realizando algo mal y que esto tiene una consecuencia, que tú tienes el control, que tú eres la autoridad, que hay cosas que no se hacen y se tiene que obedecer y pedir perdón por las faltas, no que te tenga miedo.
  • Se necesita el compromiso de ambos padres para aplicar esta técnica. Antes de comenzarla, hablen en pareja de esta posibilidad para que se utilice siempre que sea necesario, siguiendo los pasos indicados. Si falta el compromiso de alguno de los padres, el niño recibirá mensajes distintos y será confundido. Si uno lo perdona del tiempo fuera antes del tiempo establecido, si discuten porque uno lo puso en el lugar, en fin, hay que estar de acuerdo siempre -y los dos satisfechos-, con la técnica que se va a utilizar para educar a los hijos. 

¿Dónde aplicar el tiempo fuera?

En casa, en casa de los abuelos, en un restaurante, en la plaza… solo necesitas seguir los pasos y asignar un lugar seguro (puede ser sentado junto a ti), para aplicar la técnica.

Muchos padres por pena no quieren disciplinar a sus hijos. Pasa mucho en restaurantes o lugares públicos. Esta técnica puede ser aplicada siempre porque no implica gritos ni “sombrerazos”; por supuesto que quizá llore un poco porque se le está disciplinando, pero tú eres la persona responsable de tu hijo en todo momento.

Mucha suerte, espero les sea útil.

Por los hijos.

Les comparto una oración que me llegó para pedir por los hijos. Dicen que es del Papa Francisco. No he encontrado la fuente. Igual se las comparto, está preciosa.

Ayúdame Señor a comprender a mis hijos, a escuchar pacientemente lo que quieren decirme, y a responderles todas sus preguntas con amabilidad. Evítame que los interrumpa, que les dispute o contradiga.
Hazme cortés con ellos, para que ellos sean conmigo de igual manera.
Dame el valor de confesar mis errores, y pedirles perdón cuando comprenda que he cometido una falta.
Impídeme que lastime los sentimientos de mis hijos. Prohíbeme que me ría de sus errores, o que recurra a la afrenta y a la burla como castigo.
No me permitas que induzca a mis hijos a mentir o a robar.
Guíame hora tras hora para que confirme, por lo que digo y hago, que la honestidad es fuente de felicidad.
Modera, te ruego, la maldad en mí.
Evítame que los incomode, y cuando esté malhumorada, ayúdame, Dios mío, a callarme.
Hazme ciega ante los pequeños errores de mis hijos, y auxíliame a ver las cosas buenas que ellos hacen.
Ayúdame a tratar a mis hijos como niños de su edad, y no me permitas exigirles el juicio y convicciones de los adultos.
Facúltame para no robarles la oportunidad de confiar en sí mismos, pensar, escoger o tomar decisiones.
Oponte a que los castigue para satisfacer mi egoísmo.
Socórreme, para concederles todos los deseos que sean razonables, y apóyame, para tener el valor de negarles las comodidades que yo comprendo que les harán daño.
Hazme justa y ecuánime, considerada y sociable para con mis hijos, de tal manera que ellos sientan todo mi amor”. Amén.

Reblog- So pretexto del día Mundial de la Infancia: The gentle African way to your baby sleeping through the night.

Les dejo este artículo que describe algunas de las diferencias fundamentales en cómo criamos a los niños, so pretexto del Día Mundial de la Infancia-

Many of you know the very viral (and imo, wonderful) piece “Why African Babies Don’t Cry: An African Perspective”.  Well, here I present a guest article by the same author, the very talented JC Niala, on sleeping from her very unique, personal history as an African-British woman.  I am so thrilled she has decided to share this with us and hope you enjoy it!

By JC Niala

There is a fundamental difference in the way children are raised in the Majority World compared with the West. This stems from perceived benefits of interdependence vs. independence. Having experienced both cultures I would say that they can learn from each other but ultimately the choices that parents make can have a profound impact dependent on their cultural context.

When I returned to the country of my birth Kenya after over a decade and a half of living in the UK, it was a strong maternal instinct that drove me. I had grown up in Kenya, Cote d’Ivoire and the UK and was keen for my then unborn child to grow up with an understanding of interdependence. I was also (like many first time parents) incredibly naïve.  The first time that I had considered the concept of Nighttime parenting was when I encountered a Sears’ book with that very title.  Until then I had assumed that given my propensity for sleep, my baby would turn out to be exactly the same.  How wrong was I.

African Time is different to European Time in that the emphasis is based on the action that occurs rather than the arbitrary time to which it is assigned to occur.  Those living more in tune with natural rhythms find this less of a problem, but I was returning to the city of Nairobi which is much the same as any Western city in the way in which it functions.

When I first returned I was living with my mother who had kindly adapted her house for our impending arrival. She had specially installed a new bathroom complete with adjoining purpose built changing room.  What was noticeable by its absence was a lack of ‘nursery’ for the soon-to-arrive baby; there wasn’t even a cot. In traditional African parenting style, it was expected that in the early days I would be with the baby 24 hours a day and that necessarily included the nights.

There are many books and articles that go into the ‘safety’ of co-sleeping.  This is something that many Kenyan mothers find rather amusing.  In Kenya it is the opposite where it is viewed as dangerous for infants to sleep in a room by themselves.  How could the mother respond quickly to a baby’s needs, what about nighttime feeding?

Having been given no option, and not really able to imagine a different one myself, I simply got on with it.  My daughter slept next to me and I discovered a whole world that I did not know existed.  Between the ages of 8 – 12 months she would wake in the morning and sing for half an hour before she even opened her eyes.   Her paediatrician informed me that she was one of the only children he had seen with such severe eczema who had not scratched until she bled – being next to her I was able to catch her hands and apply soothing cream any time that she needed it.

The nighttime became yet another opportunity for us to bond and connect. This made me interested in sleep. In my practice, I started to ask patients how many of them (as adults) slept through the night.  A lot less did than you might think. Many woke to go to the toilet, others to get a drink, some woke regularly and had found a way to manage this, and a few did struggle with insomnia.  It made me realize that perhaps what we demanded from babies was actually quite impossible for some and so I started to research.  I found that many cultures all over the world do not consider it strange to wake at night and even make use of that time!

The Kung! Of Botswana will sing and play games.  In Europe in the 16th Century there were even special night time cafés that catering to this particular clientele.  http://www.bbc.co.uk/news/magazine-16964783 (The myth of the eight hour sleep is an article which covers this well) There are even Catholic prayers devoted to and to be said specifically during  ‘the time between the two sleeps.’

This was invaluable information for when as a toddler my daughter would wake – and be fully awake at 2am.  Instead of pacing the floors and trying to get her to return to sleep we did things.  We baked, we drew and after an hour or two she would return to sleep.  The phase only lasted a few months and looking back I now see how we snatched together time that we had somehow lost in my busy days filled with the return to work.

At 4 she decided it was time – she woke up one morning and throwing open our cupboard doors declared ‘why do we have to share everything?’  Our consistent practice of shared sleep was over.  My sister-in-law gave me a cot-bed, I converted my writer’s studio into a bedroom and she moved out of my room and into her own.

What the African philosophy behind co-sleeping and Nighttime parenting had given me was four years of liberation. I was free to enjoy our closeness without any guilt, free to embrace her varying sleeping patterns and wait for a natural consistency to emerge, free to play with her in the middle of the night because there was no pressure that she was supposed to be doing anything than what we were doing in that moment. There was no pressure for her to be independent so young and no concerns that she would never learn to do one of these most natural things – just in her own unique style.

Author Biography: JC Niala is a mother, creative and osteopath who enjoys exploring the differences that thankfully still exist between various cultures around the world.

FUENTE: Evolutionary Parenting. http://evolutionaryparenting.com/guest-post-african-way-sttn/

So pretexto del Día Mundial de la No Violencia contra los Niños

article-0-18D052BA000005DC-32_634x402

Cada padre tiene derecho de educar a sus hijos como mejor le plazca, dentro de un marco de respeto por su persona, libertad y sus derechos. Digo esto antes que nada porque respeto profundamente las decisiones que cada padre toma para el bienestar de sus hijos y porque no pretendo cuestionarlas con lo que escribiré a continuación. Más que nada, busco reflexionemos sobre un tema que se comprueba día a día no es lo mejor para la salud de los niños: dejar llorar a los hijos para que “aprendan a dormir solos”.

Una de las recomendaciones que mucha gente te hace cuando tienes un bebé con el fin de regularle el sueño es dejarlo llorar. En lo personal, se me parte el corazón el hecho de que voluntariamente se le deje a una criaturita de unas semanas o meses de nacida sin atender -llorar hasta que se canse de hacerlo o se de cuenta de que no importa lo que le pase, no van a ir por él.

Los bebés lloran por una razón concreta: hambre, cansancio, dolor, irritación. Muchos estudios han demostrado ya, que los bebés lloran por estos motivos, no están pensando en nada -porque no pueden todavía por su desarrollo-.

Hoy es el Día mundial de la No violencia contra los niños. Uno de los peores tipos de violencia que le podemos ejercer a un niño es ser ignorado o no atendido ante sus necesidades. Antes de que te dejes llevar por el consejo de dejarlo llorar, aprende a conocer a tu bebé para que sepas exactamente las causas por las que llora. ¿Tiene hambre?, quizá no le gusta su cunita, está incómodo, extraña el calor de tu seno, probablemente tenga cólicos o reflujo, tiene algún dolor de cabeza, de oído, físico, se siente inseguro, o simplemente necesita estar mejor arropado.

Estamos cansados, trabajamos, queremos dormir, descansar… las razones son muchas por las que queremos que nuestros hijos pronto se vayan a la cama. Pero cuidado, no ejerzamos violencia contra nuestros hijos cuando no es esa nuestra intención.

Les dejo esta nota escrita por Gymboree Saltillo, que resume perfectamente las razones por las cuales se ha descubierto que no es lo mejor para el niño aplicarle el método Estevill:

1.Los niños no llegan a dormir como los adultos hasta cumplidos los 6 años. Es decir, hasta esa edad, los despertares nocturnos son normales. No hay nada de malo en un bebé que se despierta por las noches. El problema lo tienes tú, no tu bebé.

2.Tú sabes que tu bebé está perfectamente a salvo en su cuna. Pero tu bebé no sabe que está a salvo. Para él, la mayor amenaza es no tenerte cerca. Gracias a este instinto, que está escrito en su código genético desde que existe la especie humana, es que hemos podido sobrevivir. Imagina a un bebé abandonado a su suerte en una pradera prehistórica, presa fácil de cualquier depredador. Sin el instinto de llorar al sentirse en peligro, y así alertar a su madre, sus minutos están contados. Tu bebé, en el siglo XXI, comparte el mismo código genético que ese bebé prehistórico. Para él, la amenaza de estar a oscuras, solo en una cuna, sigue siendo tan real como la del bebé expuesto a ser devorado por las fieras.

3.Los bebés no piden lo que no necesitan. No está tratando de manipularte, ni de salirse con la suya: eso lo hacemos los adultos. La necesidad de contacto para un bebé es tan importante y vital como la necesidad de alimento. Pretender que un bebé se quede tranquilito en su cuna sin chistar y que duerma toda la noche es un sinsentido. De acuerdo con Rosa Jové, sólo un 10 o un 15% de los bebés son capaces de dormir 10 o 12 horas de un tirón a la edad de 7 meses.

4.Un bebé espera ser atendido cuando llora. Si nadie acude, comprenderá que de nada sirve hacerlo, que él no es importante: que no es amado. Y arrastrará este condicionamiento (y la consecuente falta de autoestima) hasta la vida adulta. Aprenderá que no vale la pena luchar, que la batalla está perdida de antemano. Lamentablemente, son demasiados los adultos hoy en día que ven la vida de esta forma. Y esto es algo trágico.

5.Un niño es un ser humano y merece el mismo respeto que un adulto. Esto incluye el respeto a sus propios procesos naturales. ¿Le negarías atención a un adulto que sufre, sólo para que «aprenda»?

6.Un niño que siente miedo y cuyo llanto no es atendido, segrega adrenalina y otras sustancias que hacen que en todo su organismo se active un estado de alerta (igual que te ocurre a ti en situaciones de peligro). Llega un momento en que la amígdala, una parte del cerebro emocional, se colapsa. Entonces el organismo empieza a segregar nuevas sustancias (endorfinas, serotonina) para combatir ese estado de alerta, pues no se puede mantener por demasiado tiempo. Es entonces cuando el niño, drogado por su propio organismo, se duerme. ¿Ha aprendido a dormir? No. Se ha autodrogado (Dormir sin Lágrimas, Rosa Jové). En esto es que se basa el Estivill. Cuanto más pequeño es el niño, mayor es el estado de shock al que se le somete.

7.Una exposición prolongada a la adrenalina y otras hormonas del estrés trae muchas secuelas negativas, como el daño de células cerebrales y una «desregulación duradera de la bioquímica cerebral» (Jové), con consecuencias como depresión, trastornos del apego, indefensión aprendida, ansiedad, hiperactividad…

8.Si no te hubiesen convencido de que el método Estivill es sano, no lo harías. No conozco una sola madre que no haya tenido la más mínima duda de estar haciendo lo correcto al escuchar llorar a su bebé y no acudir. Pon la mano en tu corazón y pregúntate si realmente quieres hacer esto. ¿A que no? ¿A que todo tu cuerpo te está pidiendo que acudas de inmediato y cojas en brazos a tu hijo, y le cantes y arrulles hasta que este dormido? Pues eso es exactamente lo que tienes que hacer, lo que la naturaleza te ha programado para que hagas. ¿Por qué vas a dar más crédito a un médico que le pone su nombre a un método que inventó otro que a tu propio corazón? ¿Quién es quién para decirte que es malo coger a tu hijo y cantarle?

9.Existen otras alternativas. Si tu bebé se despierta cada hora y media (como lo hacía el mío), si estás agotada y no puedes más, existen formas respetuosas de ayudar a tu bebé a conciliar el sueño más rápidamente, y a volver a dormirse sin ayuda cuando se despierte por la noche. Te recomiendo el libro El Sueño del Bebé Sin Lágrimas de Elizabeth Pantley, que puedes conseguir en Amazon entrando aquí. A mí me cambió la vida, y sin derramar ni una sola lágrima. Ninguno de los dos.”

Algunos lugares donde pueden leer más sobre el tema:

Fuentes:

Gymboree Saltillo: https://www.facebook.com/pages/Gymboree-Saltillo/191607750873620
http://naceunamama.com/600/por-que-no-hay-que-aplicar-el-metodo-estivill

Leer más artículos:
◾Declaración sobre el llanto de los bebés, firmada por varios médicos y otros profesionales:http://www.durga.org.es/webdelparto/declaracin_sobrellanto_de_los_bebs.htm

◾”La criatura que duerme sola es una novedad histórica”, por el antropólogo James McKenna:http://www.tenemostetas.com/2011/07/la-criatura-que-duerme-sola-es-una.html

◾El cerebro del bebé, documental de Redes:http://www.holistika.net/infancia/crianza/el_cerebro_del_bebe.asp

◾Desmontando a Estivill, por la psiquiatra infantil Ibone Olza:http://iboneolza.wordpress.com/2012/06/06/desmontando-a-estivill/