y eso que me considero una optimista…

Esta semana he tenido a mi chiquito enfermo, ha sido una semana pesada. Al mismo tiempo, todos los pendientes de la casa, mi trabajo… Corté dos días al cien por ciento las distracciones para atenderlo mejor cuando más malito estaba.

Pero me encuentro en un día como hoy, con toda la semana no trabajada encima, en un día libre para la escuela con mi otra nena en casa. Total que no sale bien nada y la verdad es que pues no pasa nada. Las cosas se ponen en su lugar. Pero de todas maneras hay que hacer lo que a cada uno nos toca.

Ni atiendo bien a mis nenes, ni saco la chamba. Pff… ¿Por qué las mujeres somos así, por qué nos encanta voltear a ver todo lo que hacemos y solo ver nuestras fallas? ¿qué nos pasa? me sorprendo a mí misma cuando tengo estos pensamientos. Yo que siempre me he calificado a mí misma como una optimista. Pero es que la casa esta de cabeza… Lo bueno que tengo la cocina, no hay mejor terapia que preparar algo a los niños y verles sus caritas sonrientes mientras comen. De hecho creo que eso es lo más que he hecho por ellos el día de hoy, hacerles de comer, por que el altero de pendientes del trabajo está ya bien pesado y por más que los saque parece que no se mueve.

Con la mejoría que ha presentado, mi nene por lo menos está hoy jugando con su hermanita. Es tan lindo ver cómo se van descubriendo entre ellos. De verdad que son la inspiración más grande. A darle! No sé como le voy a hacer hoy pero si no me subo a la elíptica o hago mi yoga creo que mi hulk va a revelarse más tarde.

Regreso al trabajo.

The Distance of Eternity | For Our Daughter on Mother’s Day

Mañana es día de las madres. Hay quienes son madres en su corazón, en la espera de reunirse algún día con los amores de sus vidas en el Cielo. Les comparto esta carta de amor que escribe mi querida amiga María Grizzeti a su hija, con la esperanza de reunirse con ella en la Eternidad.

Incarnation and Modernity

Joaquín Sorolla, Ex Voto, 1892, Spain Joaquín Sorolla, Ex Voto | 1892, Spain

_____

You cannot sing me a song, or pick me a flower — my Dear One, my precious soul…

…So I will write you a love letter.

You are far away and yet so near; absent, yet with us. Your precious name rings loudly in the morning rays. In the blossom of infancy you remain a joy, yet tragically unbeheld. I, your mother, reach to you as through a veil. The distance of eternity unites us. Love speaks a language unintelligible and piercingly true. Fair is the light that envelops you near.

Because of you, I live a hidden maternal love — long have I pondered this strange maternity. Unheard, you have spoken volumes to me. Unseen, albeit in loss, you have appeared as real as any swaddled babe. Unknown to the world you are deeply known to me. Others have come to…

Ver la entrada original 1.285 palabras más

Todo se lo debo a mis hijos.

Es increíble todo lo que un pequeñito puede hacer por ti. Mis hijos me han enseñado a ser una morning person, a organizarme mejor, a definir mejor mis prioridades; que amar es abandonarse, dejarse en los brazos de alguien sin más- entregar todo- no quedarse con nada, que una sonrisa lo puede todo, que la inocencia es lo de hoy y que la tenacidad -esa insistencia de los niños-, logra cualquier cosa. Gracias a mis amores por ayudarme a ser mejor. Aún no se dan cuenta, pero todo se los debo a ustedes.

Disciplina a tus hijos en 5 pasos, sin violencia y sin gritos.

 

TiempoFuera

El Tiempo Fuera es una técnica para disciplinar a los niños. La aprendimos porque la utilizan en el Kinder de mis hijos y nosotros la hemos aplicado en casa. Se las paso, ha sido una maravilla y nos ha ahorrado muchos problemas.

Previamente debes seleccionar dónde será el tiempo fuera. El tiempo fuera es un espacio de tiempo en un lugar (silla, sillón, en un escalón), al cual le pondrás la etiqueta del tiempo fuera. Será siempre el lugar al que mandarás sentar al niño como consecuencia de su falta de disciplina o comportamiento inapropiado. No debe ser un lugar aislado o al que le tenga miedo, simplemente un sitio en el que debe estar hasta que haya cumplido con el tiempo establecido.

La idea es poner límites en el momento que es necesario y que el niño aprenda que existen consecuencias.

Pasos:
1. Alerta a tu hijo con voz firme -OJO no gritando-, de que si continúa con ese comportamiento inadecuado será enviado a tiempo fuera. Suponiendo que continuó con dicho comportamiento…
2. Se le dice: Te dije que si hacías “X” te mandaba a tiempo fuera… tomar al niño del brazo -sin violencia, o rudeza- y llevarlo al sitio seleccionado como para que pase el tiempo fuera.
3. Explicarle por qué está en tiempo fuera. Recuérdale qué hace ahí y deja al niño en ese lugar 1 minuto por año de vida.
4. Si el niño deja el lugar… cada vez que el niño se mueva del lugar, regresarlo y vuelve a contar el tiempo.
5. Pasado el tiempo llamar al niño. Ya disciplinado debes volver a explicarle: “estuviste ahí por “x”, te pido que no lo vuelvas hacer”. Pide que se disculpe, dale un fuerte abrazo y un beso.

Recuerda:

  • No gritos, no violencia, ni golpes… el chiste es que el niño aprenda que está realizando algo mal y que esto tiene una consecuencia, que tú tienes el control, que tú eres la autoridad, que hay cosas que no se hacen y se tiene que obedecer y pedir perdón por las faltas, no que te tenga miedo.
  • Se necesita el compromiso de ambos padres para aplicar esta técnica. Antes de comenzarla, hablen en pareja de esta posibilidad para que se utilice siempre que sea necesario, siguiendo los pasos indicados. Si falta el compromiso de alguno de los padres, el niño recibirá mensajes distintos y será confundido. Si uno lo perdona del tiempo fuera antes del tiempo establecido, si discuten porque uno lo puso en el lugar, en fin, hay que estar de acuerdo siempre -y los dos satisfechos-, con la técnica que se va a utilizar para educar a los hijos. 

¿Dónde aplicar el tiempo fuera?

En casa, en casa de los abuelos, en un restaurante, en la plaza… solo necesitas seguir los pasos y asignar un lugar seguro (puede ser sentado junto a ti), para aplicar la técnica.

Muchos padres por pena no quieren disciplinar a sus hijos. Pasa mucho en restaurantes o lugares públicos. Esta técnica puede ser aplicada siempre porque no implica gritos ni “sombrerazos”; por supuesto que quizá llore un poco porque se le está disciplinando, pero tú eres la persona responsable de tu hijo en todo momento.

Mucha suerte, espero les sea útil.

Por los hijos.

Les comparto una oración que me llegó para pedir por los hijos. Dicen que es del Papa Francisco. No he encontrado la fuente. Igual se las comparto, está preciosa.

Ayúdame Señor a comprender a mis hijos, a escuchar pacientemente lo que quieren decirme, y a responderles todas sus preguntas con amabilidad. Evítame que los interrumpa, que les dispute o contradiga.
Hazme cortés con ellos, para que ellos sean conmigo de igual manera.
Dame el valor de confesar mis errores, y pedirles perdón cuando comprenda que he cometido una falta.
Impídeme que lastime los sentimientos de mis hijos. Prohíbeme que me ría de sus errores, o que recurra a la afrenta y a la burla como castigo.
No me permitas que induzca a mis hijos a mentir o a robar.
Guíame hora tras hora para que confirme, por lo que digo y hago, que la honestidad es fuente de felicidad.
Modera, te ruego, la maldad en mí.
Evítame que los incomode, y cuando esté malhumorada, ayúdame, Dios mío, a callarme.
Hazme ciega ante los pequeños errores de mis hijos, y auxíliame a ver las cosas buenas que ellos hacen.
Ayúdame a tratar a mis hijos como niños de su edad, y no me permitas exigirles el juicio y convicciones de los adultos.
Facúltame para no robarles la oportunidad de confiar en sí mismos, pensar, escoger o tomar decisiones.
Oponte a que los castigue para satisfacer mi egoísmo.
Socórreme, para concederles todos los deseos que sean razonables, y apóyame, para tener el valor de negarles las comodidades que yo comprendo que les harán daño.
Hazme justa y ecuánime, considerada y sociable para con mis hijos, de tal manera que ellos sientan todo mi amor”. Amén.