En acción de gracias.

Que no se nos pase un día, un minuto sin agradecer lo bueno que tenemos!
Estoy segura que las dificultades que experimentamos, nos han mostrado mucho sobre nosotr@s mismos, de quienes nos aman y nos entienden… amigos, o familiares o héroes anónimos que nos apoyan.. esta comunidad de lupis que luchamos por seguir adelante con alegría.
Dar gracias nos hace más grandes y nos hace ver que este enorme reto, está acompañados de victorias -quizá chiquitas, cotidianas- pero que en el conjunto de todo, son milagros de amor y de vida.

 

12227607_857035274403960_4692665967620957741_n.jpg

#thanksgiving #acciondegracias #VivirconLupusBlog #Lupus

A volar maripositas!!

A volar maripositas!!

Tenemos que seguir luchando, cada día, cada momento.. cuando se nos acaban las cucharas, cuando ya no podemos más, cuando parece que todo está en contra… justamente en ese momento, necesitamos echarle más ganas. #‎AVolar‬ ‪#‎Lupus‬

11659456_10155841210220192_4628940050754989688_n

Porque no es lo mismo permanecer que honrar la vida…

Una gran amiga publicó esto en su Facebook el día de hoy. Me encantó, tiene toda la razón. Hay que honrar la vida. Ojalá que los inspire como a mí.

“Es una virtud, es dignidad y es la actitud de identidad, más definida. Eso de durar y transcurrir no nos da derecho a presumir. Porque no es lo mismo que vivir, honrar la vida… Porque no es lo mismo permanecer que transcurrir, honrar la vida”.

 

Queridos Reyes Magos:

Esto es lo que humildemente #LePidoaLosReyes:

– Que nadie pase inadvertido. Que dejemos de actuar como si los millones de mexicanos en pobreza extrema no existieran.
– Que se respete la dignidad de todos. De los niños por nacer, de los ya nacidos, de los jóvenes, los adultos y los ancianos.
– Que seamos congruentes. Que pensemos y vivamos de la misma manera, siendo honestos y veraces. Eso cambiaría muchas cosas.
– Que nos traigan determinación, para luchar con persistencia por lo que queremos. Sin cansancio y sin miedo.
– Que nos traigan humildad. Para aprender que a trabajar en equipo y construir juntos el futuro que tanto deseamos.
– Generosidad. Para que podamos dar todo lo que somos para que nuestras familias y nuestra comunidad prosperen.
– Que no seamos sordos a la voz de los que lloran, los que sufren, los enfermos y los abandonados.
– Que superemos nuestras propias inseguridades, para abrirnos sin barreras y sin envidia a los demás.
– Que seamos luz en donde nos encontremos, para que ninguno a nuestro alrededor sienta frío o soledad.
– Que tengamos la valentía y la fortaleza para perseverar en la mejora de Nuestro País.
– Que seamos leales, fieles.
– Que amemos profundamente y sin temor para abrazarnos al Amor verdadero, fuente de todos los amores y lo bueno.
– Que como ellos, llevemos al Niño de Belén, al Amor de los amores, nuestra vida, nuestra lucha, buenas obras y acciones.

Querido sueño, queridas noches.

Nuevamente estoy en un periodo de insomnio, mal combinado con uno de ansiedad… noches largas y de “malos pensamientos”; de esos que no te dejan dormir y los cuales -aún si logras dormir- te visitan en sueños para robarte el descanso.

Es un círculo vicioso porque amaneces -si se puede aplicar esa definición para dos horas de sueño-, incapaz de pensar con claridad y con ansiedad in crescendo.

Como siempre, ya me he tomado los remedios prudentes aunque me falla mentalización… ya estoy tan acostumbrada a esto que ya no me desespero de estar en vela, pero sí pierdo la esperanza de dormir. No creo que ayude mucho, aunque no hay mucho que hacer. Es como si mi mente entrara en un estado de pausa en el que sin más padece esta situación sin generarse en el momento ningún tipo de sentimieno ante los pensamientos agitados y desesperanzadores… como si ya me hubiera acostumbrado, si se puede decir así, a este fenómeno de vigilia del sueño, estar despierto viendo el pasar de las horas mientras se está “dormido”.

Querido sueño, queridas noches, robadas!
Lobo que vives dentro: me consumes, te recreas, te despiertas.
Ladrón de instantes; de momentos que ya no podrán ser. Te llevas pedazos de mi cuerpo a voluntad.
Pero mi corazón y mi alma no serán nunca tuyos. Son posesión de Aquel que sí tiene la última palabra

.

Que cese toda lucha y que tus hijos puedan ver la Paz

“Que cese toda lucha y que tus hijos puedan ver la Paz. Limpia sus lágrimas de dolor. Permíteme creer, que en un día, el hambre y la guerra pasarán. A mantener la esperanza de que escuchas su llanto y sus oraciones. Ayúdame a creer siempre que podemos curar los corazones de los que sufren, ayúdanos a no ignorar a los pobres o el dolor nunca se irá”.

Escucha esta hermosa canción.

 

Cuatro años!

ILoveYou

Hoy celebramos cuatro años de matrimonio.

Hemos vivido tantas aventuras y los días han sido tan aprovechados que se siente como si lleváramos mucho más tiempo juntos. Sin duda que la razón de tanta actividad, además de nuestra personalidad, tiene que ver con los dos pequeños tesoros que completan nuestra familia. Nuestros hijos son como tú lo dices, quienes le han dado sentido y sabor a nuestra vida.

En estos cuatro años nuestro matrimonio ha tenido de todo lo que nos prometimos en los votos que nos dijimos en nuestra boda: prosperidad, adversidad, salud y enfermedad, junto con muchas más cosas que le han dado sabor a nuestros días. Alegremente puedo decir que mientras más cosas pasan y decidimos, cada día hay más amor y respeto entre nosotros.

Conocerte y entregarte mi vida fue, sin duda la mejor decisión que pude haber tomado. No cambio por nada tanta dicha, tanto amor que hemos experimentado como pareja y como padres. Claramente que no han faltado los conflictos, las sinrazones y los enojos, los cuales han sido oportunidades para crecer, madurar y conocernos mejor.

Estos últimos meses han representado muchos retos para nuestro matrimonio, como lo es todo en la vida si somos sinceros. Ojalá pudiéramos vivir en los mejores escenarios que nos planteamos en la cabeza. Lo cierto es que la realidad está llena de sorpresas que pueden ser motivo de mayor profundidad en el amor, o de separación. Nosotros hemos optado por luchar, cada día, para que todo lo que viene se convierta en un motivo más para renovar nuestras promesas.

Gracias mi amor porque en estos cuatro años me has hecho una mujer feliz, por que contigo me convertí en madre y porque me ayudas a ser cada día una mejor mujer, esposa, madre, amiga, hija, hermana… porque me escuchas, me das buenos consejos y me regañas cuando no hago lo que debo, porque me impulsas a dar lo mejor de mí, a no rendirme, a ser una mujer fuerte, valiente para enfrentar los retos que la vida nos ha puesto.

Gracias por tu comprensión en todos los aspectos de mi enfermedad que no solo me afecta a mí, también a ti y a todos en casa. Te agradezco que pienses en mí, en cómo puedo estar mejor, en que lo que hagamos sea adecuado para que yo me sienta bien y esté bien. Valoro profundamente toda tu entrega y sacrificios para que me encuentre bien.

Estoy muy contenta de ver cómo hemos crecido ante las dificultades. Que conforme pasan cosas en la vida, nos fortalecemos y nos crecemos. Eres un hombre maravilloso. No tengo más que mi vida para dártela, lo mismo para agradecerle a Dios que nos haya puesto en el mismo camino y que haya permitido que comenzáramos esta hermosa familia.

Gracias por ser el hombre y el padre que eres. Cada día me enamoro más de ti!

Te prometo dar siempre lo mejor de mí para que seas tan feliz -y más-, que lo que tú me has hecho. Para que puedas seguir desarrollándote en todos los aspectos de tu vida con libertad y alegría. Te amo mi amor. Amo nuestra familia y nuestro matrimonio.

Dios mío no tengo cómo pagarte tanto amor!!